icono de futbol
Segunda B
El Córdoba B no presentó ayer ficha de entrenador por tercera semana consecutiva, por lo que será multado por la Federación | La situación podría prolongarse porque Jorge Romero estaba inscrito con el primer equipo
Salva Romero sentado en el banquillo ayer en ausencia de Jorge Romero, primer entrenador. Foto: Javier Olivar
R. Fernández
20/03/17 14:04

El problema burocrático que se transformará en sanción

Cuando el pasado 5 de marzo el Córdoba B se enfrentó a la Balompédica Linense sin Jorge Romero en el banquillo, el departamento de comunicación de la entidad blanquiverde informó de que la ausencia del entrenador se debía a un "problema burocrático", sin concederle mayor importancia. Sin embargo, han pasado tres partidos y el preparador sigue sin poder dirigir a sus jugadores desde la banda.

Según las diversas consultas efectuadas por Cordobadeporte, el problema existente no tiene nada que ver con una de las razones habituales en estos casos, alguna divergencia con el finiquito del anterior entrenador, puesto que con Carlos Losada todo quedó arreglado poco después de su destitución. Tampoco con una falta de titulación de Romero, que tiene el nivel III e incluso podría dirigir partidos en superior categoría. Ni, como también pudiera haberse pensado, con algo relacionado con el Don Bosco, club con el que también colabora el cordobés como responsable de escuelas deportivas.

En principio el problema radica en que el actual entrenador del filial ya estaba inscrito esta misma temporada dentro del staff técnico del primer equipo, hasta el punto de poder sentarse en el banquillo como asistente si era necesario. Y la reglamentación no permite una segunda inscripción en otra categoría, aunque desde fuera parezca absurdo porque son conjuntos del mismo club deportivo.

El caso es que repetir hasta tres veces esta situación de no presentar entrenador derivará en una sanción al club, puesto que sólo está permitido estar dos jornadas así. Luego llega una primera sanción, en principio de 600 euros, que se dobla y se incrementa en cada fecha del campeonato que se produzca con posterioridad.

Ayer se repitió la situación de ver a Jorge Romero en la parte alta de tribuna siguiendo el partido, mientras en el banquillo se encontraba su segundo, Salva Romero, aunque mucho menos activo que en el duelo frente a la Balona. Y es que esta situación de irregularidad afecta a los dos preparadores, puesto que el que a su vez es miembro del departamento de prensa del club no tiene ni el nivel I de entrenador, que está actualmente cursando, y su presencia en el banquillo es posible como encargado de material, lo que teóricamente no permite levantarse y dar órdenes como si fuera un segundo al uso.

Al primer entrenador del B se le ha transmitido que se están buscando soluciones para resolver el problema, pero el hecho de que hayan pasado tres semanas ya hace dudar de que existan ateniéndose a la legalidad. Incluso no habría que descartar que el B buscara algún técnico al que poder presentar como entrenador del equipo oficialmente en el acta arbitral, aunque con esa idea la chapuza sería casi mayor si el responsable en los entrenamientos, de cara al exterior en las ruedas de prensa y en los partidos sigue siendo Jorge Romero.

 

Seguir a

Comentarios

Ancaza57
Anda ya...., no me lo creo. Chapuza se puede esperar de regidores CHAPUCEROS..., o algo parecido..., pero estos actuales dueños y regidores del CCF no son chapuceros, creo yo, si acaso RATAS. Un saludito patos y patoas menos pal RATA por RATA.
Inicie sesión o regístrese para comentar

© 2014 Cordobadeporte Aviso legal. Política de privacidad